CONTACTA A UN EXPERTO

NOTICIAS de Internet de las cosas

Volver a la página de noticias
4446-iot-página-artículo-historia-destacada-1-desktop

Banda estrecha: cómo el loT se mantiene seguro.

09/12/2017

A medida que el crecimiento del Internet de las cosas (IoT) se acelera, la seguridad del IoT se convierte en un tema fundamental.

Los sensores y vías de acceso de IoT pueden conectar con seguridad a médicos y sus pacientes, equipos industriales e ingenieros de control de calidad, dispositivos de riego y granjeros que desean minimizar el uso de agua, tiendas minoristas y procesos de envío; todo esto únicamente si se puede evitar que los hackers roben datos, colapsen servicios o causen disrupciones al tomar control de los recursos remotos.

T-Mobile se ha convertido hace poco en la primera compañía de EE. UU. en realizar una prueba exitosa de banda estrecha (también llamada NB-IOT), la principal plataforma de red IoT, con varios socios comerciales en Las Vegas.

La banda estrecha cuenta con importantes ventajas de seguridad en comparación con las plataformas de IoT rivales Sigfox y LoRa, que también funcionan en la red de área amplia de bajo consumo energético (LPWA) que está optimizada para IoT.

Una gran razón por la que la banda estrecha ofrece mejor seguridad:
Es un estándar 3GPP íntimamente relacionado con LTE. Por lo tanto, NB-IoT hereda la totalidad de las consolidadas técnicas de seguridad de LTE, como por ejemplo, las de autenticación y codificación. Tiene características de seguridad desarrolladas por tecnologías celulares comerciales a través de muchas generaciones de uso de señales celulares.

En cambio, las tecnologías LPWA exclusivas de los principales competidores de la banda estrecha, se quedan cortas. Mientras que LoRa codifica su tráfico, Sigfox ni siquiera codifica su canal de comunicaciones, y recomienda que la seguridad se gestione en la capa de aplicación, lo cual es usualmente menos efectivo y eficaz. LoRa se apoya principalmente en la gestión de claves de aplicación y sesión de red. Pero la experiencia en el sector ha demostrado que la gestión de claves criptográficas es dificultosa.

Otra gran deficiencia de la seguridad de LoRa y Sigfox:
Tanto LoRa como Sigfos operan en bandas ISM sin licencia, que no requieren licencia para la transmisión. De modo que cualquiera, incluyendo hackers maliciosos, puede transmitir de manera legal datos compatibles con la especificación LoRa y, de ese modo, congestionar las transmisiones legítimas de LoRa, para ocasionar un ataque de denegación de servicio en aplicaciones IoT críticas.

Un último problema:
Como soluciones patentadas, Sigfox y LoRa no están sujetas al escrutinio multilateral que deben enfrentar los estándares abiertos como el de banda estrecha. Por lo tanto, tiene menos motivos para estudiar a fondo su código e identificar vulnerabilidades antes de que los hackers puedan aprovecharlas. Ni tampoco tienen el mismo acceso a los procesos colaborativos de investigación y desarrollo globales de la industria que funcionan como mecanismo reiterativo que constantemente mejora las soluciones basadas en estándares abiertos para aumentar su nivel de seguridad a través del desarrollo.

Estas son algunas de las razones por las que la banda estrecha proporciona mejor seguridad que sus principales rivales. A medida que IoT avanza, las ventajas en cuanto a seguridad de la banda estrecha prometen convertirla en una opción aún más atractiva.